... Bobby Goma?


Apareció en la televisión el 6 de enero de 1991 en Ritmo de la noche, el programa que conducía Marcelo Tinelli. Por esos días casi todo el mundo hablaba de él. Grabó un cd, que fue disco de oro, tuvo su propio muñeco que se agotó en poco tiempo (se acuerda como se estiraba) y su nombre quedó guardado para siempre en el inconsciente colectivo.

Aunque muchos no lo saben, su verdadero nombre es Lionel Campoy. Nunca más volvió a interpretar a su personaje más famoso, pero jamás renegó de él: “Si no fuera por Bobby, es seguro que seguiría haciendo teatro under y trabajando de algo completamente diferente”. Después de Ritmo de la noche y durante más de ocho años, Campoy fue conductor del programa infantil Nivel X, que salía por el desaparecido Canal Magic.

Mientras tanto, continuó con su trabajo como actor en teatro y cine. En televisión apareció como notero de 360, todo para ver y Fugitivos, y en contadas ocasiones tuvo algún papel de reparto en ficciones como Los Roldán, Sos mi vida, Bella y bestia y Herencia de amor. Además, mantuvo su afición por los deportes extremos que habían hecho famoso a Bobby Goma y que le sirvieron para sobrevivir cuando no tuvo trabajo como actor. Durante mucho tiempo y luego de un arduo entrenamiento, realizó proezas en Mundo Marino de San Clemente del Tuyú, rodeado de delfines y orcas.

Pero, el éxito volvió nuevamente a su vida. Esta vez en el cine y sin mostrar la cara. En la saga de películas de Patoruzito, le puso la voz a Isidorito en 2004 y 2006. Además, siguió actuando en teatro, protagonizando la obra La curva de la felicidad, y es instructor de paracaidismo en el Aeroclub de Lobos, donde se especializa en grabar y fotografiar a los clientes. Aún hoy, todos los que lo vimos algunas vez, extrañamos sus lentes gruesos, su gorro de baño y sus inolvidables locuras.

Matías Ayrala